ARRECIFES

"Lo más importante que hice en mi vida fue ser donante", subrayó el ex piloto Patricio Di Palma

El ex piloto Patricio Di Palma, integrante de una dinastía que marcó a fuego el automovilismo argentino, consideró este viernes que lo más importante que hizo en su vida fue ser donante de su hija, por encima de todos los logros deportivos que consiguió a nivel nacional.
viernes, 27 de marzo de 2020 · 11:10

"Lo más importante que hice en mi vida fue ser donante de mi hija Agustina, por encima de cualquier éxito deportivo", subrayó Patricio Di Palma, en una nota que concedió al sitio especializado en automovilismo Campeones, en la que repasó los momentos más trascendentes de su carrera.

El piloto, nacido en Arrecifes el 20 de junio de 1971, es hijo de Rubén Luis Di Palma, una leyenda del automovilismo argentino que se mató en un accidente con su helicóptero hace 20 años, y forma parte de una familia "tuerca" puesto que sus hermanos José Luis, Marcos y Andrea también alcanzaron notoriedad al comando de un volante.

Patricio, de 48 años, triunfó en cinco carreras de Turismo Carretera y la misma cantidad en la desaparecida Supercart, y además fue subcampeón del TC cuando le peleó el título mano a mano a otros piloto de Arrecifes, Norberto Fontana, en 2006.

El piloto resalta como una fecha importante el 14 de junio de 2018 cuando no vaciló "ni un segundo" para donarle un riñón a su hija Agustina para que pudiera llevar "una vida normal".

El arrecifeño se unió a la campaña del Instituto Nacional Central Único de Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI), y fue distinguido como el primer donante del automovilismo.

"Fue el día del cumpleaños de mi papá, el 27 de octubre de 2000, cuando me entregaron esa placa que para mí es muy especial. Siempre en los autos llevaba la calcomanía de INCUCAI", dijo emocionado el hijo del "Loco" Rubén Di Palma.

"Desde que pude donarle a mi hija cambiaron un montón de cosas en mi vida, la calidad de vida pasó a ser más importante, antes me hacía problemas sobre temas que hoy no les hago caso", analizó Patricio.

En cuanto a su relación con el automovilismo, el piloto confesó que, desde que dejó de correr hace una década, no volvió a subirse a un auto de competición y que en la actualidad está abocado de lleno al manejo de una empresa de transportes con camiones.

"Intenté volver a correr, porque mi hija me dijo que quería verme haciéndolo, pero no prosperé. Desde que dejé de correr no toqué más un auto de competición; lo único que hice fue llevarle el Chevrolet a Marcos desde el taller a su casa", concluyó Patricio Di Palma. Télam.

Comentarios