SAN FERNANDO

San Fernando: Por la crisis cierra Overol, un histórico negocio de ropa en Virreyes

“La situación es insostenible”, contó Marcelo a ZonaNorteHoy.com, quien confesó que no puede hacer más frente al alquiler, las tasas municipales y a los “abusos de los inspectores”.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 12:12

Se trata de otra triste historia que refleja el estado de crisis que atraviesa el país. Todos los días nos enteramos de negocios que cierran, dejando como consecuencia a cientos de trabajadores en la calle. La Zona Norte no es la excepción y la misma situación también se repite en muchos locales comerciales que no pueden hacer frente a los tarifazos en los servicios y los impuestos municipales, por lo que terminan bajando las persianas.

Este es el caso de Overol, un comercio dedicado a la venta de ropa que desde hace 27 años funciona en Avenida Avellaneda 1699, en la localidad de Virreyes, partido de San Fernando. El negocio soportó muchas crisis a lo largo de sus casi tres décadas de historia pero ésta vez no pudo resistir y lamentablemente es otro local que, luego de poner en liquidación toda su mercadería, finalmente cerrará sus puertas.

“El negocio lo tenemos desde 1992. Hemos pasado por muchas crisis pero a partir del 2015 hubo una caída gradual en las ventas. Además el aumento de los gastos del local tampoco ayudó”, contó a ZonaNorteHoy.com Marcelo, dueño del comercio. “Los alquileres también son un rubro muy pesado dentro de los costos del negocio, los propietarios hacen valer su inmueble y no escuchan la situación con la cual tenemos que lidiar”, explicó.   

Marcelo detalló que “el aumento de los impuestos, sobre todo a nivel municipal, también fue letal”. “Bimestre tras bimestre van aumentando. Y a eso se le suman un montón de normativas y cumplimientos nuevos que van exigiendo desde el municipio. Hace 27 años que estamos habilitados funcionando como comercio y sin embargo, todo el tiempo pasan inspectores reclamando cosas nuevas que generan un costo adicional”, recriminó. 

Según precisó el comerciante, “la situación ya era insostenible”: ”El ABL, las tasas de seguridad e higiene y todos los ítems que fue agregando la Municipalidad a las facturas, como propaganda y ocupación de espacios públicos, empeoró la situación”. “Si vos ponés un toldo, tenés que pagar. Si tenés un cartel, tiene que estar ajustado a las normas que van implementando año tras año”, graficó. 

En ese sentido, Marcelo recordó que “hace dos años, los inspectores me dijeron que el cartel de mi negocio, que estaba ya hace muchísimo tiempo, no se adecuaba a las nuevas normas y me lo tiraron abajo”. Sin embargo, el comerciante sostuvo que “la ley no es pareja para todos”: “Mi cartel lo sacaron, pero no así otros que eran iguales en la cuadra, entonces parecería que depende de quien sea, se permiten cosas que no son correctas”.

El trabajador del rubro textil también lamentó que haya “un abuso de poder de los políticos”. La última vez que vinieron a inspeccionar el local, un inspector accedió a un sector privado y quiso llevarse fotografías, lo que generó una discusión. Todo ese tipo de situaciones, de abuso y maltrato, se suelen ver a diario. Todos los meses tenés que contar con un dinero, que tranquilamente podría destinarse a otra cosa, como pagar un empleado y generar una fuente de empleo”, remarcó.

El comerciante además cuestionó los festivales y espectáculos que obligan a cerrar a los negocios los días sábados, una jornada clave en la venta de indumentaria, y que “alejan a los clientes de los negocios”. Por otra parte, advirtió que en el barrio ya “hay muchos locales que están cerrando”: “El año pasado abrió un negocio justo frente al mío y al mes tuvo que cerrar. Ver locales vacíos es cada vez más común en esta zona”.

En cuanto a la reacción de los clientes al enterarse de que el local finalmente cerraría sus puertas, el comerciante señaló: “Los vecinos se acercan sorprendidos y conmovidos. Nos vienen a saludar como una muestra de afecto y de respeto al laburo que hicimos durante tantos años”. Además contó que “muchos clientes vienen, te cuentan sus problemas y te dicen que están pasando por situaciones similares”.

Por último, Marcelo, que es sostén de familia y tiene cuatro hijos, aseguró que a partir de ahora “no sé cómo vamos a continuar”: “Teníamos que cerrar el local porque ya era insostenible. Por lo pronto mi señora ya encontró trabajo provisorio en una escuela y veremos cómo hacemos para enfrentar esta situación”. “La situación no es sencilla, hay que reconfigurar toda nuestra vida. No será nada fácil”, concluyó.

Comentarios