PROVINCIA

Guido Lorenzino: “Vemos con preocupación cómo en el conurbano se profundizan las situaciones de pobreza”. “La gente se endeuda para pagar servicios esenciales”

En declaraciones a ZonaNorteHoy.com, el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires reclamó que las tarifas no sean confiscatorias y cuestionó a la justicia por no dictar medidas a favor de los usuarios.
domingo, 07 de abril de 2019 · 07:15

El Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, brindó una entrevista a ZonaNorteHoy.com, donde explicó todo el trabajo que realizan para ayudar a los damnificados por las subas de las tarifas y los créditos UVA.

También destacó la tarea desarrollada por su organismo respecto a la concientización en perspectiva de género.

-En Febrero presentaron un amparo colectivo contra la suba de la tarifa de luz, ahora se vienen otros aumentos, el gas, el agua. ¿Tienen previsto alguna otra medida?

-Permanentemente estamos diseñando estrategias para defender la capacidad del salario de los bonaerenses. Lamentablemente la justicia no ha dictado medidas favorables a los usuarios de los servicios públicos. Hemos aportado y acompañamos diversos proyectos de ley en el ámbito nacional y provincial. Hemos judicializado todos los reclamos pero esperamos que la justicia tome algunas medidas favorables a los usuarios.

-Creció en casi tres millones la pobreza en el país, la mitad de los que atraviesan ésta situación son niños, niñas y adolescentes. ¿Qué medidas considera que el Gobierno debería tomar?

-Vemos con preocupación cómo en el Conurbano se profundizan las situaciones de pobreza, un panorama crítico que afecta a las familias y cuya solución tiene que ser prioridad para los gobiernos. Las políticas del Gobierno Nacional han sido erróneas en este sentido.

La gente se endeuda para pagar servicios esenciales: “No queremos que se endeuden para pagar el peaje”. En este contexto económico, la empresa debe hacer el esfuerzo para ajustar gastos sin afectar a los usuarios con más aumentos.

Esperamos que quienes tienen responsabilidades de gobierno vean ésta realidad y puedan corregir el rumbo rápidamente. “La gente ya no puede aguantar más”.

-La Defensoría tiene un rol muy activo para tratar el endeudamiento que sufren los consumidores para pagar préstamos por tarifas, créditos hipotecarios UVA. ¿Qué análisis realiza de ésta situación por la que atraviesa la gente?

-Hemos trabajado en tres ejes: El pedido de informes a las entidades bancarias consultando sobre la implementación del Programa de Uvas. “Nos preocupa cómo impacta la cuota de éstos préstamos porcentualmente en los sueldos”.

El segundo es con los colectivos de damnificados autoconvocados. Un proyecto de ley que llevaremos muy pronto al recinto de la Cámara de Diputados.

Además estamos trabajando individualmente cada reclamo que recibimos en el organismo.

-¿Qué balance hace de éstos años de gestión al frente de la Defensoría Bonaerense?

-Desde enero de 2017 a la fecha pudimos extender territorialmente la Defensoría. Hoy contamos con 39 Delegaciones y un sistema de atención mucho más amplio. Ahora cuenta con centro de atención telefónica las 24 hs. Además se reciben reclamos via web y redes sociales.

Hoy la Defensoría cuenta con nuevas áreas como el área de inquilinos, la secretaria de niñez, género y diversidad sexual. Además, un área de protección animal.

-Son más de 30 las delegaciones que el organismo tiene en la Provincia de Buenos Aires para brindar asistencia. ¿Cómo se da esa articulación con los municipios?

-Desde la Defensoría articulamos con todos los estamentos estatales nacional, provincial y municipal. En una provincia con la dimensión territorial y habitacional de Buenos Aires se torna inabarcable la tarea si no se genera el trabajo en redes.

Estamos articulando muy bien con todos los municipios donde contamos con delegaciones.

“Nos preocupa la situación de las familias, las cooperativas de trabajo, las Pymes, los clubes de barrio y los usuarios electrointensivos. Por todos ellos es que de forma permanente solicitamos que las tarifas no resulten confiscatorias”.

-La perspectiva de género es algo en lo que la Defensoría viene trabajando arduamente, capacitando a todo el personal de organismos estatales. ¿Cómo ha sido la respuesta?

-Tenemos respuestas diversas. Este organismo es un pionero en concientizar acerca de esta perspectiva de género en la que debemos encuadrar cualquier política pública.

Quisimos ser pioneros en aplicar la “ley Micaela”,  por ello capacitamos a todo el personal de la Defensoría de forma obligatoria en una serie de encuentros de sensibilización. También lo estamos haciendo con agentes de diferentes organismos y Municipios.

Pensamos además que hay que dar discusiones en torno a éstas perspectivas, por eso es que estamos organizando junto a la Universidad Nacional de La Plata un Congreso sobre lenguaje inclusivo, porque creemos importante hacer posible vivir juntos. Se trata de una serie de encuentros que apuntan a pensar cómo se disputan las relaciones de poder a partir de la forma en la que nos comunicamos.

Si bien en la Argentina se han logrado importantes avances en la aprobación de leyes a favor de la igualdad de género, aún queda un largo camino por recorrer en cuanto al derecho de las mujeres a tener igual salario que los hombres por el mismo trabajo.

La Defensoría dará una licencia especial a sus trabajadoras si sufren violencia de género.

-Volviendo a la situación de crisis que vive el país, que se ve reflejada en los comedores del conurbano, cuya demanda se ha duplicado... ¿Considera que el Gobierno Bonaerense profundizó las políticas sociales ante ésta situación?

- La crisis que está atravesando la niñez en nuestro país, es angustiante. Es importante una política específica sobre la situación alimentaria, es importantísimo que las familias puedan alimentarse y que además el Sistema de Alimentación Escolar (SAE) lleve propuestas proteicas a los alumnos. La mitad de los niños, niñas y adolescentes del país viven así bajo la línea de pobreza. “Un daño irreversible que debería ser prioridad para el gobierno”.

-¿Qué escenario vislumbra de cara a las elecciones?

-No es mi función ser analista político, ya que me han elegido para ser Defensor del Pueblo de todos los bonaerenses, promover derechos y canalizar demandas y, más allá que provenga del ámbito político, tengo que alejarme lo máximo posible de la parcialidad para llevarlo de manera eficiente.

Ahora sí, creo que es preocupante el rumbo económico que ha tomado nuestro país. Es importante que el gobierno sea cual fuera el color político escuche las demandas de los sectores más vulnerables. Es imprescindible que los gobiernos tomen nota de la asfixiante situación de la pobreza y cuanto se agrava sin contención estatal.

Comentarios