El Intendente Javier Olaeta, con un ojo en compota, y el supuesto agresor, en la foto difundida por el municipio de Arrecifes. Foto La Noticia1/InfoGEI